Tal y como se refleja en una de las conversaciones intervenidas por la investigación a los miembros de la trama Púnica, uno de los directivos de COFELY se dirigía hacia Burgos el 24 de septiembre de 2014 para participar en una reunión en la que iban a estar representantes de la Concejalía de Fomento e Inversiones del Ayuntamiento de Burgos, con el fin de intentar conseguir para COFELY una posición de ventaja en las futuras adjudicaciones de obras del Plan de mejora del Polígono Industrial de Villalonquéjar. Se trataba de Antonio Rubio, que hablaba de ello con Pedro García, otro ejecutivo de la compañía. El primero parece mantener un papel importante en la relación de COFELY con empresas e instituciones burgalesas, ya que aparecía reflejado en otras conversaciones. El portal informativo BurgosNoticias ya publicó parte de este asunto.

De lo anterior se deduce que algún representante de la citada Concejalía tuvo que haber mantenido contactos previos con la empresa clave en la trama Púnica, puesto que Antonio Rubio informa a su interlocutor de que su presencia en la reunión es un hecho. En este punto, conviene recordar que el senador Francisco Granados y el empresario David Marjaliza están siendo procesados por, entre otros delitos, haber podido utilizar a COFELY para facilitar la adjudicación de contratos públicos a cambio de comisiones, en una relación simbiótica.

Aquí puede leerse la conversación telefónica completa, intervenida por las fuerzas de seguridad.

concejalafomentoburgos

Resulta curioso el hecho de que Antonio Rubio se jacte de conocer de antemano la documentación confidencial del futuro plan, una auditoría, antes de que se hiciera pública, por lo que alguien debió facilitársela, muy probablemente la misma persona que consigue “colarlo” en la reunión. Menciona a un tal Javier Holgado, con toda probabilidad otro empleado de COFELY, que parece que no prestó mucho interés a la documentación.
No hay más pruebas sobre la celebración de dicha reunión, aunque es evidente por otra parte que nadie levanta actas de reuniones “informales”, ni se ha podido acceder al proceso de adjudicaciones de un plan valorado en 20 millones de euros.

El proyecto se presentó públicamente en enero de 2015. Meses más tarde, justo antes de las elecciones municipales, Ángel Ibáñez anunció que iba a licitarse la primera parte del proyecto, que consistía en reformas en los polígonos de Villalonquéjar y Gamonal-Villímar. Una parte muy importante era la renovación del alumbrado público, algo que interesaba especialmente a la trama según recoge la conversación entre los directivos de COFELY: “en ese tipo de polígonos el tema del alumbrado público puede ser muy interesante”.

ibañez proyectoLacalle e Ibáñez presentando el proyecto en Mayo de 2015. Foto: BurgosConecta

Tampoco es de extrañar si se tiene en cuenta que se está investigando si en numerosos municipios se amañaron los concursos públicos para actualizar el alumbrado. A día de hoy, según publican otros medios de comunicación, el plano del polígono que se ha entregado recientemente a la prensa es el mismo que hace un año.
Como decíamos, en aquella época la concejalía estaba presidida por Ángel Ibáñez, que negó a BurgosNoticias mantener ningún contacto ni relación con Antonio Rubio, por lo que a falta de una investigación judicial por parte de la Fiscalía, sólo nos queda creer ciegamente en las palabras del ex-concejal, ahora procurador en las cortes de Castilla y León.
Suponemos que, tras estallar el escándalo de la Operación Púnica a finales de Octubre de ese año, COFELY quedaría apartada, aunque conviene recordar que la empresa investigada ya hizo negocio con el Hospital Universitario y las obras de la circunvalación, como recogimos en otra entrega de estas “Crónicas de la Púnica en Burgos”.
Por otro lado, en el extracto de la conversación siguen apareciendo nombres de otras personas y empresas en las que los responsables de la trama tenían interés, tanto de Salamanca y Ávila como de Burgos. En concreto, parece que a través de diferentes intermediarios van a intentar contactar con los responsables de la fábrica burgalesa de la multinacional francesa de cosméticos Loreal, aunque de la conversación no se puede entrever si se trataba de algo relacionado con la auditoría del polígono o de otros negocios. Está claro que algo importante debía de ser, ya que Antonio Rubio dice que David (probablemente Marjaliza) no conoce toda la “historia” de Loreal, por lo que no le ha prestado mucho interés al hablar de Burgos.

En unos días publicaremos la última entrega (por el momento) de estas “Crónicas de la Púnica en Burgos”, un trabajo conjunto que hemos realizado desde este blog con Burgos Dijital y Diario de Vurgos.

Anuncios