Este último capítulo del informe sobre el desastre de Caja Burgos confeccionado por los compañeros y compañeras del CSR de Gamonal nos habla de cómo esos personajes que arruinaron la caja se llenaron bien los bolsillos en medio de todo el proceso, hasta el día de hoy y más adelante si nadie lo remedia. En medio de escándalos como los multimillonarios préstamos no devueltos a varios directivos de la Caja (especialmente José María Arribas), los salarios de los responsables y beneficiarios de estas decisiones seguían inflándose. Incluso aquellos que, como colaboradores necesarios o conocedores de la verdad, son responsables de haber encubierto o dirigido estas prácticas. Aquí vamos.

 

Caja Burgos: Corrupción y codicia de la mano del PP

Salarios y comisiones

Si entramos a hablar de los sueldos de los otros directivos, podemos comprobar que en medio de estos tiempos de crisis y recortes sus salarios no están a la altura del resto de la ciudadanía: su director general, Rafael Barbero, percibía en 2014 como presidente de la Fundación Caja Burgos la pequeña cantidad de 209.215 euros anuales; su secretario general, Andrés Carretón, que entendemos trabajará la mitad del tiempo de su Presidente, es “castigado” con 118.280 euros; la responsable de la Obra Social, Rosa Pérez, 128.471 euros, entendemos que parte de los mismos serán dirigidos a extender su inestimable labor “social”.

resizeimag.aspOtorgaba “ayudas sociales” mientras se llenaba los bolsillos con su buen sueldo. Filantropía burguesa.

No contentos con estas retribución y mientras todo el país seguía tiritando, el señor Barbero subió las nóminas de la Fundación un 2%, ya que al parecer no les daba para pagar las facturas de la luz, de la misma manera que le ocurría a un ínclito político del PP gallego.

Por otro lado, el actual presidente de Caja Burgos, José María Leal Villalba, recibió de la nueva entidad dueña de esa caja 1,1 millones de euros para investigación universitaria sobre el cáncer – no el de la propia entidad, se entiende- a través de una sociedad ubicada en Santiago de Compostela, presidida por su mujer y dirigida por un par de colaboradores.

urlJosé María Leal y Rafael Barbero. Foto : Eldiario.es

2013122813512887163El antiguo Consejo de Administración de Caja Burgos. Parece que ninguno se enteró de nada… ni del dinero que se llevaba a casa.

Al parecer, dos patronos de la Fundación Caja de Burgos denunciaron además que se les ocultan los sueldos de los empleados. E incluso han llegado a sospechar que con el beneficio de los ahorros de la mayoría de los burgaleses y burgalesas se pagan sueldos escandalosos, entre 30.000 y 60.000 € anuales.

También se denunció la percepción de dietas al margen de lo establecido en los propios estatutos a favor de expresidente de la caja, quien percibió en concepto de “trabajos de organización, preparación y coordinación” 61.056 euros entre febrero y junio de 2010. Parece que, por su parte, Ángel Ibáñez cobró 24.000 € por conceptos similares. Esto nos puede recordar a las famosas y recientes asesorías verbales del Diputado Pujalte y el embajador Trillo en la “trama eólica”

Otros partidos no se libran tampoco de la quema. Por ejemplo, el exconcejal Luis Escribano (PSOE) cobró unos 12.000 euros anuales de 2004 a 2011. Quizás por eso de denunciar los escándalos anteriormente citados, nada. Quién sabe si el silencio no es más que un precio.

luis escribano-El máximo líder del PSOE y supuesto enemigo acérrimo del PP, callando ante las actuaciones de sus “contrincantes”.

Para acabar con este ignominioso compendio de abusos, corrupción y despilfarro, citaremos el último escándalo. ¿Recuerdan las grandes controversias de la multimillonaria reforma de la plaza de toros, que originó duras movilizaciones y un conflicto por el que numerosas burgalesas y burgaleses tienen abiertos procesos administrativos y judiciales? Pues bien, para salvar la cara a Javier Lacalle y Ángel Ibáñez, los directivos de esta entidad han decidido dedicar cerca de un millón de euros a costear el diseño del proyecto e introducir mejoras adicionales. Todo esto para que el Partido Popular pueda presumir de que el Ayuntamiento no tendrá que pagar más de lo inicialmente previsto (en total, unos ocho millones de euros, de momento). Una vez más, los fondos de la obra social van destinados a una obra especulativa, de la que se beneficia el inefable Antonio Miguel Méndez Pozo, para cerrar el círculo.

100260_1Caja Burgos financió este polémico engendro para salvar la cara a Lacalle y Méndez Pozo frente a la protesta social.

Foto: El correo de Burgos

La historia de esta caja nos muestra, en fin, que en buena medida su función ha sido la de enriquecer a sus directivos y favorecer la especulación urbanística, con la que se lucran. Hipócritamente, tratan de justificar la existencia de la caja con la “obra social”, mientras la nave nodriza a la que pertenecen no tiene escrúpulos para dejar a familias en la calle, tapiar locales públicos o saquear los fondos de la entidad. Siguen, eso sí, financiando la cultura, a su manera. Ante la falta de oportunidades de esta ciudad, las personas creadoras y vinculadas al arte se ven forzadas a colaborar con esta Caja, aunque sea con la pinza en la nariz.

Los y las representantes del Centro Social Recuperado de Gamonal anunciamos que no nos quedaremos de brazos cruzados. Seguiremos reafirmándonos en nuestra apuesta por la autogestión y el apoyo mutuo en el CSR de Gamonal, por mucho que los directivos de la Caja nos denuncien y quieran tapiar el espacio, que es de todos, de nuevo.

DONDE LAS DAN, LAS TOMAN

IMG_20150716_182249

csrgamonal

Anuncios