En todas las sociedades donde arrecia la desigualdad, la oligarquía busca un chivo expiatorio hacia el que dirigir las iras y temores del pueblo.

mr_burns-2simpson

En la edad media eran las brujas y los infieles; durante la dictadura de Franco, rojos, judíos, masones, vascos y anarquistas. ¿Y ahora? Pues bien, junto a un revival del enemigo interno (fundamentalmente los anarquistas, y los siempre culpables vascos y vascas), surgen, o se reinventan, otros. Podríamos citar a los “islamistas” o musulmanes; también a los bolivarianos (PODEMOS incluido). El poder sigue intentando que la “masa silenciosa” odie al resto.

Aunque se pueda plantear con humor, la verdad es que no tiene demasiada gracia. En primer lugar, porque están encausando y mandando a la cárcel a mucha gente. Gente que es nuestra compañera de luchas. En segundo lugar, porque la propaganda del régimen sigue teniendo efecto en buena parte de la población. Y en tercer lugar, porque dentro de las filas de quienes se supone que queremos cambiar el sistema, sigue habiendo mucha gente que mira para otro lado o incluso se desmarca o condena a los supuestos “cabezas de turco”. Así que no está de más reflexionar un poco.

Por hablar de algo, ¿qué pasa con los y las anarquistas? Porque los están deteniendo y encarcelando por decenas. Las últimas operaciones contra el movimiento anarquistas y los Centros Sociales (gestionados en buena medida por personas que simpatizan o son cercanos al anarquismo o, al menos, al pensamiento libertario) han tenido un gran impacto mediático, pero no precisamente para aclarar qué es lo que pasa. Como es habitual, las empresas que se dedican a la venta de “información” (lo que solemos llamar medios), suelen hacerse eco de la versión policial y gubernamental sin contrastar informaciones ni plantearse interrogantes.

urlPero en realidad, ¿de qué se acusa a las personas detenidas? ¿en qué se basan los cargos por “terrorismo” que se les imputan?

La policía y los jueces de la Audiencia Nacional apuntan a que los y las detenidas habían participado en la preparación de dos atentados con bombas en la Catedral de la Almudena (Madrid) y la Basílica del Pilar (Zaragoza). A algunos se les acusa de “pre-planificar” algún tipo de acción durante la coronación de Felipe VI. Eloy Velasco les acusaba también de planear la colocación de otro artefacto explosivo en la Basílica de Montserrat, en Barcelona, a la que, afirma el juez, fueron de visita. “Del abundante material intervenido a los imputados se deduce la ideología anarquista de los mismos, difícilmente compatible con las creencias de la fe católica o el interés por el arte sacro.

Deberíamos recordar montajes policiales contra los y las anarquistas en el pasado, con acusaciones igualmente tremebundas. El más notorio, el caso Scala, en el que el gobierno acusó y la justicia condenó a cuatro jóvenes afines a la CNT por provocar intencionadamente un incendio en una discoteca, en el que murieron cuatro trabajadores, paradójicamente, afiliados a la CNT. Más tarde se demostró que un infiltrado de la policía había preparado todo el ataque, y que se había provocado el incendio instalando elementos inflamables dentro del edificio, que comenzó a arder justo por el lado contrario por el que supuestamente fueron lanzados cócteles molotov. El infiltrado fue condenado a 7 años de prisión, pero jamás se quiso esclarecer el caso. El resultado: los jóvenes que fueron condenados en un primer momento pasaron años en la cárcel, sufrieron torturas y amenazas, y tras el escándalo que se produjo miles de trabajadores y trabajadoras abandonaron CNT. CCOO y UGT, afines al nuevo régimen, se consolidaron como las dos grandes fuerzas sindicales y los pactos neoliberales de La Moncloa salieron adelante.

scala1Este tipo de montajes se sucedieron en toda Europa en medio de la guerra fría. El Parlamento Europeo condenó la llamada “Operación Gladio” mediante una resolución en 1990. Ésta consistía en un entramado inmenso de la OTAN que continuaba clandestinamente la lucha contra el comunismo y las corrientes sociales de protesta en Europa. Las sospechas sobre la colaboración, e incluso organización, de atentados terroristas de extrema derecha y de montajes policiales contra comunistas y anarquistas están sobradamente extendidas.

OtanterroristaAsí que nada de mirar para otro lado. Habrá quien piense, desde otras posiciones ideológicas, que es difícil colaborar con anarquistas, que siempre surgen conflictos cuando otra gente se entremezcla con ellos y ellas, que critican constantemente a los partidos… ¡Pues claro! ¡Son anarquistas! Por definición son así, y no van a cambiar. Pero en los momentos duros estamos juntas. Y cuando tocan a algún luchador o luchadora que no es de los suyos, pero que merece confianza, siempre responden. Podemos mirar el caso de Alfon, el de las personas encausadas por el bulevar de Gamonal o el rechazo al Parlament de Catalunya, y miles de ejemplos más.

Aunque cueste muchas veces conciliar diferentes ópticas, aunque haya quien les pueda acusar en ocasiones de sectarismo (como a prácticamente todas las corrientes de lo que llamamos “izquierda”, por otro lado), tenemos que responder. Porque es lo justo, y la represión de PP y PSOE siempre es ilegítima. Porque si van por ellos y los encarcelan, somos menos. Porque, además, después irán a por el resto. Si el estado y quienes lo manejan perciben división y debilidad, estamos acabad@s.

Me gustaría lanzar algunas cosas más al aire, sobre los enemigos internos más comunes. Sin duda, la cantidad de hechos represivos y personas encausadas es grandísima y es difícil atender a todos los casos, pero recordemos algunas cosas que quizás todos y todas conocemos.

Mirando al norte, tenemos el conflicto vasco. Hace años ya que ETA anunció el fin de la lucha armada, y sin embargo sus militantes siguen no sólo presos, sino dispersados por toda la geografía del estado, incluida Canarias. Sus familiares pasan por todo un calvario para visitarlos cada vez que pueden, incluyendo accidentes de tráfico o denegación de visitas una vez recorridos cientos o miles de kilómetros. Y no sólo eso: centenares de jóvenes cuyo único delito ha sido participar en huelgas o movilizaciones, o pertenecer a determinadas organizaciones, siguen encausad@s o en prisión. Ahí está el caso de Urtzi y Telle, por ejemplo, uno de los más recientes. Pero al sur de Euskal Herria cuesta encontrar muestras de solidaridad.

¿Y qué decir de lo que sufren a diario las personas inmigrantes? No sólo se les denigra en los medios, sino que deben arriesgarse a morir cruzando las fronteras (ya sea naufragando, o por encontrarse pelotas de goma en la playa, o por sufrir heridas en la valla), además de encontrarse con todos los recortes sociales que los últimos gobiernos están aplicando, y la brutal realidad de los Centros de Internamiento de Extranjeros. Pero tampoco es tan común que alcemos la voz por ellos. Menos aún si son musulmanes, porque los medios han conseguido que los veamos como sospechos@s.

islamofobia_occidente

Otra cosa es ya saltar las fronteras, y ver cómo en general asistimos impasibles al genocidio contra el pueblo organizado en Colombia. O cómo el imperio planea una posible guerra civil – con probable invasión – en la Venezuela Bolivariana, cuyo único delito es tratar de crear un mundo mejor desde su gobierno y las comunidades organizadas. ¿Saldríamos a la calle a defender al pueblo venezolano, o le dejaríamos también de lado con la cómoda y falsa acusación de que antes Chávez, y ahora Maduro, son represores? Es para planteárselo, especialmente cuando algunos se esfuerzan en decir lo contrario de lo que piensan.

Y sí, faltan muchos más casos, miles más, tanto dentro de las fronteras del estado como fuera, pero no cabe aburrir más de la cuenta. Lo importante: más solidaridad, apoyo mutuo, confianza y paciencia con los y las compañeras… No queda otro remedio. Ah, sí! y tod@s a Burgos este 18 de Abril, a las seis de la tarde en la plaza del Cid. Para dar la talla y mostrar solidaridad. Un abrazo.

psrHt6C0

Anuncios