Tras haber pospuesto la visita a nuestra ciudad, que parecía que iba a tener lugar en Noviembre, Diario de Burgos anuncia que sobre el 17 de Febrero el embajador de Israel visitará Burgos y Castrillo Mota de Judíos (anteriormente Matajudíos). La Cámara de Comercio e Industria, con nuestro inefable Méndez Pozo a la cabeza, le invitan a una reunión de negocios. Como decíamos hace unos meses, la corrupción burgalesa se vincula a Israel y establece vínculos económicos y financieros con la ocupación y el genocidio en Palestina.

También hemos conocido recientemente que alrededor de 100 empresarios y representantes de la Junta de Castilla y León visitaron Israel para firmar contratos en torno al sector agrícola y ganadero (para más INRI, varios de ellos relativos a investigación genética y transgenia), y que la Universidad de Burgos colaboró también con universidades israelíes en un proyecto de “respuesta mediática a los atentados terroristas”. Próximamente informaremos de ello más detalladamente, pero en cualquier caso nos queda claro que buena parte de los empresarios castellanoleoneses, y por supuesto los burgaleses, carecen de todo tipo de escrúpulos; y que la UBU sigue haciendo oídos sordos al genocidio del pueblo palestino y estableciendo vínculos peligrosos con instituciones coloniales y racistas.

boikot-israel-_110526070842-431

??????????????????El embajador de Israel en el reino de España, Alon Bar

Como decíamos hace unos meses, no debemos permitir que la visita del embajador sea un baño de multitudes, ni que pase desapercibida, ni mucho menos que se presente como el resquicio civilizador de Occidente contra el Islam. Tras los atentados contra la revista “Charlie Hebdo”, el hipócrita Netanyahu (primer ministro israelí) llegó a París y se puso en primera fila de la libertad de expresión. Mientras asesina palestinos y palestinas de toda condición, mientras encarcela, deporta y expulsa periodistas, mientras exporta represión a todo el planeta, mientras expande su territorio a costa de la guerra y la intervención en otros países, mientras sigue sembrando de inestabilidad e incertidumbre el futuro de los pueblos de Oriente Medio.

El fascismo se disfraza de víctima, pero no nos engaña. El holocausto judío no puede ser excusa para el holocausto palestino. Respondámosle.

 

Anuncios