De nuevo, la tensión provocada por la corrupción y la prepotencia del Ayuntamiento y nuestro cacique Méndez Pozo ha estallado en forma de disturbios.

Para los lectores y lectoras que no sepan de qué hablamos, lo explicaremos muy sucintamente. Tras el fallido proyecto del bulevar de Gamonal, derrotado por los vecinos y vecinas del barrio, el constructor Méndez Pozo (auténtico gobernante en las sombras de nuestra ciudad) quiere aprovechar el último año de gobierno del Partido Popular en Burgos para resarcirse de la pérdida de beneficios que le ha supuesto la cancelación de dicha obra. Para ello ha diseñado otra obra inútil y cara con un presupuesto de más de 5 millones de euros: cubrir el techo de la plaza de toros, que además necesitaría una remodelación posterior por valor de varios millones más. Una obra que se adjudicado de manera polémica, como suele ser habitual. Pero lo más polémico de todo es pretender que los burgaleses y burgalesas nos creamos que la prioridad de gasto público es remodelar una plaza de toros, cuando se cierran guarderías, la asistencia social se recorta con cada presupuesto, el hospital sigue privatizado, los comedores escolares empiezan a ser inasequibles para cada vez más familias… y un largo etcétera de necesidades sociales. Por no mencionar que la deuda del ayuntamiento, según las fuentes que se consulten, puede ir desde los 50 hasta los 500 millones de euros. Podríamos tener más deuda por habitante que en Madrid, según comentan.

Pues bien, de nuevo se ha organizado una respuesta asamblearia, en esta ocasión desde toda la ciudad, y de nuevo hay decenas de policías antidisturbios custodiando las obras del cacique e impidiendo acercarse a la zona. De hecho, hay tres hileras de vallas custodiándola. El diálogo con el equipo de gobierno ha sido absolutamente infructuoso, y las obras comienzan y continúan. Pues bien, en la manifestación de hoy todo hacía indicar que la rabia acumulada podía estallar.

Primero ha caído alguna valla de las que protegía la obra con la que quiere lucrarse el mencionado constructor. Cuando la policía ha maltratado a un sexagenario que les recriminaba su presencia, se han empezado a formar corros, tensiones… y el resto es algo ya conocido: contenedores volcados para impedir el paso de los furgones policiales y sucursales bancarias con los cristales rotos. Ningún daño a personas, comercios ni vehículos particulares. Llama la atención lo  “cívicos” que suelen ser los disturbios en esta ciudad.

Sin embargo, la policía no tenía ordenes de perseguir y apalizar a los vecinos y vecinas en esta ocasión. Quizás no quieren llamar la atención sobre esta obra. O quizás temen que se arruine la publicidad del “Foro de la Cultura” que se está celebrando estos días en Burgos. Veremos qué ocurre en los días siguientes.

 

A continuación iremos añadiendo enlaces con información elaborada por algunos medios independientes sobre lo acontecido hoy.

 

Alcalde caprichoso al servicio del “capo” provoca a la ciudad: Nueva manifestación contra la plaza de toros

Gamonal vuelve a la carga contra la especulación urbanística

La especulación urbanística vuelve a convertir las calles de Burgos en un campo de batalla. ¿Quién es el responsable de los nuevos disturbios registrados en Gamonal?

Un nuevo Gamonal estalla en las Burgos por las protestas contra la remodelación de la plaza de toros

 Gamonal vuelve a movilizarse por una nueva adjudicación a Méndez Pozo

 

https://www.facebook.com/acontralaespeculacion

 

Nota: A las 14:24 del viernes 7, el Diario de Burgos (propiedad de Méndez Pozo) sigue sin publicar nada de lo acontecido ayer, al menos en su versión digital.

Anuncios